¿Qué es no code en web y app?

¿Qué es no code en web y app?
Photo by Kelly Sikkema / Unsplash

Desde la aparición de la informática, las personas hemos intentado hablar con los ordenadores para que satisfagan nuestras necesidades. Esto se consigue a través de los lenguajes de programación, que transforman nuestras peticiones en líneas de código ejecutable que realizan la función deseada.

Esto crea una barrera de acceso que debe ser superada, ya que limita la capacidad de crear software a las personas con conocimientos de programación. Actualmente, sólo el 3% de la población mundial sabe programar.

Sin embargo, creemos que todo el mundo debería tener la libertad de poner en práctica sus propias ideas. En concreto, esto es lo que pretende el movimiento No Code.

  1. ¿Qué es el no-code?
  2. El comienzo del no-code
  3. Grandes avances del no-code
  4. ¿Por qué está ganando popularidad el No Code?
  5. ¿Por qué el no-code es un concepto ganador?
  6. La democratización del proceso creativo
  7. Herramientas principales de no-code
  8. Webflow, construir sitios web sin usar código
  9. Zapier automatiza más de 4.000 aplicaciones
  10. Shopify, la primera plataforma no-code de comercio electrónico
  11. Bubble, construir apps sin programar
  12. Airtable, la mejor base de datos
  13. Otras apps no-code que merece la pena seguir
  14. ¿Hacia dónde se dirige el ecosistema de no-code?

¿Qué es el no-code?

El movimiento No Code es un concepto de democratización del acceso a la producción de productos digitales que pretende hacer accesible la creación de software a los usuarios no técnicos mediante el uso de abstracciones visuales.

Este movimiento nos da la capacidad de construir herramientas digitales sin tener que escribir líneas de código, confiando en la combinación visual de pequeñas piezas para construir aplicaciones con sólo arrastrar, soltar y reordenar elementos.

Se trata de un movimiento basado en la democratización y el acceso a soluciones complicadas, a través de interfaces sencillas e interacciones visuales, que va más allá de un conjunto de herramientas aisladas.

El comienzo del no-code

Desde la aparición de lenguajes como C, que pretendía simplificar la vida de los programadores reduciendo la complejidad de lenguajes como el ensamblador, la noción de abstracción, ha sido fundamental.

Sin embargo, una de las primeras implementaciones de este principio fue VisiCalcII, una utilidad que ofrecía una interfaz gráfica para interactuar con las hojas de cálculo, ampliando así de forma espectacular el conjunto de usuarios potenciales. De algo utilizado sólo por especialistas a algo democrático y accesible para todos los usuarios.

Es un concepto que podría ejemplificarse mejor con la introducción del Apple Lisa, el primer ordenador que utilizó una interfaz gráfica de usuario, que pretendía democratizar el acceso al ordenador personal para que miles de hogares pudieran tener uno (y poder utilizarlo). Excel puede ser el ejemplo más cercano.

Un programa que permite a miles de individuos gestionar sus empresas, trabajos o proyectos mediante el uso de un método gráfico para representar la información.

Ha habido varios intentos en el pasado (como Dreamweaver) de desarrollar un sistema que permitiera la creación de programas complicados de forma visual, con varios criterios de aprobación…

Grandes avances del no-code

El término Low-Coding/No-Code se remonta a un análisis de 2014 de Forrester que evaluaba el auge de las herramientas para construir aplicaciones sin código (o con menos código).

Esta tendencia ha ganado popularidad recientemente, sobre todo en el mercado estadounidense. Una búsqueda en Google trends de la palabra clave «No Code» revela que su popularidad comenzó a aumentar en 2018 y se aceleró en 2019-2022.

Hay varias causas para ello, pero destacan 3 factores:

  1. La aparición de herramientas «API-first».

    Las API (interfaz de programación de aplicaciones) permiten que las herramientas se conecten entre sí de manera estandarizada, lo que hace posible integrar las herramientas para formar sistemas sofisticados. Recientemente, ha surgido la idea de desarrollar herramientas con una mentalidad «API-first», en la que el diseño y el modelado de sus API desempeñan un papel crucial para conectar con un ecosistema ilimitado de herramientas. Esto permite que prácticamente todos los servicios SaaS actuales tengan una API a la que se pueda conectar para utilizarla fácilmente.
  2. El nivel de desarrollo de herramientas como Webflow, Zapier, Airtable, Notion y Coding

    Uno de los principales impulsores de este movimiento es la madurez de las empresas que se han posicionado como líderes en este sector; el hecho de que existan herramientas que facilitan la creación de complejos flujos de automatización como Zapier de forma visual, sitios web para empresas como la NASA en Webflow, o ser el centro de conocimiento de miles de empresas, habría sido inimaginable hace tan solo cinco años. Zapier y Airtable nacieron en 2012, Webflow y Notion en 2013 y 2016 respectivamente. Estas empresas tienen menos de diez años y su objetivo es construir un software que simplifique lo difícil. Amplían sus capacidades y características a través del tiempo, haciéndolas más aplicables a una gama más amplia de casos de uso. Consiguen rondas de inversión más grandes, lo que les ayuda a acelerar aún más su aceptación y expansión y a continuar en un ciclo virtuoso que amplía todo el mercado.
  3. La aparición de la frase No Code: Dar un nombre a un movimiento ayuda a promoverlo.

    El concepto No Code no es nuevo, pero empezó a ganar popularidad en 2019 como nombre para describir este nuevo conjunto de herramientas que pretenden facilitar a las personas sin conocimientos técnicos la creación de bienes digitales. Esto ayuda a encontrar nuevas herramientas, individuos con gustos similares, y a añadir significado a las actividades que ya estaba haciendo inconscientemente: «¡Ah! Si ya lo hubiera hecho».

Esta expansión ha impulsado el número de empresas interesadas en el mercado, que se prevé que alcance los 21.000 millones de dólares en 2022.

¿Por qué está ganando popularidad el No Code?

No obstante, merece la pena investigar por qué estas tres premisas están provocando la aceleración y la expansión del movimiento y el ecosistema del No Code.

Sin duda, la disponibilidad de historias de éxito de empresas que producen productos rentables sin codificar es uno de los principales impulsores. Algunos ejemplos son las iniciativas Edify, Altaguardia y Orbit? que estudiamos en el último número del boletín.

La aparición de referencias permite a un número cada vez mayor de personas descubrir lo que se puede construir y seleccionar para, al menos, comprender cómo podría ayudarles a construir su futuro proyecto o a mejorar el que ya tienen.

A esto se suma el crecimiento de empresas del sector educativo, como Makerpad, que están desarrollando tutoriales, cursos y recursos que permiten a un número cada vez mayor de individuos descubrir el ecosistema, formarse en él e implementarlo en sus proyectos.

A su vez, este creciente atractivo de los talentos para el ecosistema impulsa a los inversores a redoblar sus apuestas por las herramientas dominantes en el sector, por lo que hemos asistido a rondas de proporciones absolutamente asombrosas en los últimos años:

  • Webflow obtiene 120 millones de dólares en financiación.
  • Notion recauda 275 millones de dólares.
  • Coda recauda 80 millones de dólares.
  • Airtable recauda 735 millones de dólares.

Esto favorece un mayor perfil para ayudar al desarrollo de los productos, impulsar el presupuesto para la adquisición de usuarios, el marketing y las comunicaciones y, finalmente, llegar a una mayor parte del mercado.

Al mismo tiempo, comienzan a desarrollarse nuevas perspectivas de empleo, lo que ofrece a los «primeros en adoptar» estas herramientas una interesante oportunidad de establecer una nueva fuente de ingresos comercializándose como autónomos de Webflow -como Susana Bravo- o formando empresas en torno a estas herramientas.

Todo ello forma un bucle virtuoso de atracción de talento y recursos, lo que hace que el ecosistema se amplíe con un número creciente de soluciones que se ocupan de cuestiones menores y muy especializadas, como Memberstack (suscripciones en Webflow), PayTable (cobro de tablas de Airtable) y Jetboost (mejora del filtrado en Webflow).

¿Por qué el no-code es un concepto ganador?

Hace décadas que existen programas WYSIWYG (What you see is what you get) o editores visuales.

En algunos casos, como Squarespace, Wix y Elementor, es posible crear sitios web con un diseño impresionante.

Sin embargo, para sacar el máximo partido a estas herramientas, a veces es necesario añadir código para superar los límites de la herramienta o hacer concesiones de funcionalidad/diseño.

Otro inconveniente importante de este tipo de herramientas es que hay que comprometer la velocidad, ya que el código que crean no es el ideal, poniendo capas encima de la base que la ralentizan.

Sin embargo, el método es diferente esta vez.

Herramientas como Webflow no pretenden ofrecer un constructor visual con bloques personalizables, sino una alternativa visual para crear código que genera código de una calidad considerablemente superior (dependiendo de la forma de construir, por supuesto). Otras soluciones, como Oxygen para WordPress, emplean una metodología similar.

Flutterflow también ofrece un constructor visual de Flutter, que permite construir aplicaciones completamente funcionales de una manera mucho más práctica y expeditiva, lo que puede convenir tanto a los pequeños creadores que quieren crear una aplicación como a los desarrolladores que quieren ser más rápidos.

En lugar del desarrollo tradicional, startups como Orbit cobran cerca de un millón de euros por una solución construida con Bubble.

Una de las principales ventajas de este nuevo conjunto de tecnologías es que permiten una mayor flexibilidad a la hora de formar equipos de producto, marketing y diseño para grandes corporaciones.

La NASA, Amazon y Rakuten utilizan Webflow para construir sitios web. Startups como Ontruck nos han confiado la creación de toda su web de marketing.

Las crecientes capacidades de estas herramientas las convierten en alternativas viables a las soluciones profesionales, sin exigir (demasiadas) concesiones.

Además, la expansión del ecosistema ha dado lugar a un aumento gradual del número de herramientas que pueden combinarse para crear soluciones extremadamente complicadas que tienen un efecto significativo y revolucionario en las empresas.

De la misma manera que lanzar un Ecommerce en 2005 era difícil (sólo hay que preguntar a PcComponentes), ahora puede abrir su tienda online en menos de 24 horas con Shopify y lanzar un negocio que puede expandirse a millones de clientes.

La democratización del proceso creativo

La democratización del acceso a la creatividad implica un aumento del número de proyectos, como ha ocurrido en industrias como la musical.

Antes de la década de 1980, las grandes compañías discográficas dominaban y organizaban el negocio de la música. Para convertirse en músico, había que convencer a un sello discográfico de que uno lo merecía.

Por ello, al final, el número de músicos a los que se les permitía componer música era extremadamente restringido y estaba determinado en su mayoría por organismos centrales que «hacían artistas».

Con la expansión de la producción musical casera, el número de individuos que pueden crear, grabar y publicar sus propias canciones aumenta gradualmente al principio, y luego rápidamente con la llegada de las tecnologías de distribución digital como Napster, Spotify y el iPod e iTunes.

Cuanto mayor sea el número de personas con posibilidades de crear, mayor será el número de artistas que intentarán hacer carrera, ya sea colgando vídeos en YouTube (como Justin Bieber) o generando seguidores en Tik Tok, lo que lleva a la fama de la noche a la mañana en cuestión de semanas.

Como con cada nueva tecnología, la sociedad está experimentando una transformación, alcanzando posibilidades que eran inimaginables hace 10 años.

Y una de las variables más influyentes en esto son las herramientas, por lo que vamos a hacer un análisis primario para determinar cuáles son las más pertinentes.

Herramientas principales de no-code

Las herramientas alteran nuestra forma de pensar. A medida que sus capacidades se amplían, también lo hacen las posibilidades y la complejidad de los proyectos que se pueden desarrollar.

La madurez del movimiento sin código dependerá principalmente de su expansión y consolidación, por lo que es vital comprender al menos los principales instrumentos que impulsan el movimiento.

Webflow, construir sitios web sin usar código

Webflow es uno de los principales defensores del movimiento sin código. Comenzó como un simple constructor de páginas de aterrizaje, pero después de pasar por YCombinator, la empresa fue capaz de producir una plataforma capaz de crear sitios web para grandes empresas como Rakuten, Dell y Amazon (entre muchas otras).

Permite el desarrollo visual de sitios web mediante una interfaz sencilla, abstrayendo la dificultad de escribir código, que se crea automáticamente en segundo plano. Permite añadir clases a los elementos para desarrollar sistemas manejables y escalables, incorporar código personalizado y crear animaciones extraordinarias sin necesidad de saber Javascript.

Han creado una tecnología con aplicaciones ilimitadas, que nosotros empleamos mínimamente.

Ha conseguido desarrollar más de 80 proyectos en dos años, y se está estableciendo poco a poco como el principal constructor de páginas web.

No es una tecnología sencilla de aprender, ya que tiene una curva de aprendizaje algo pronunciada, pero hemos construido una Ruta de Flujo Web para que pueda dominarla independientemente de su nivel de habilidad.

Poco a poco, expertos como Susana Bravo y Francesca Tozzi se están dedicando a este empeño, mientras que otros, como Francesca Tozzi, están transformando sus carreras fundamentalmente gracias a este recurso.

Tras financiar 334 millones de dólares, prometen convertirse en la herramienta estándar para la construcción de sitios web, comparable a lo que logró WordPress en su día; es una de las herramientas más importantes a tener en cuenta.

Zapier automatiza más de 4.000 aplicaciones

El formato IFTTT, promovido por la propia herramienta, es un método bastante sencillo para automatizar tareas. «Si ocurre esto, entonces haga aquello».

Zapier ha simplificado y mostrado la complejidad de automatizar actividades entre aplicaciones. Simplemente considere lo que quiere hacer, y Zapier lo hará realidad.

Es probablemente una de las razones del desarrollo del movimiento, ya que actúa como «pegamento» para la mayoría de las herramientas que hemos visto en este boletín, permitiendo la creación de grandes sistemas a partir de herramientas básicas y la creación de herramientas adaptadas a las necesidades de cada usuario.

Además, ahorra cientos (¡o miles!) de horas en operaciones repetidas que antes se realizaban manualmente.

Hasta ahora han recaudado 1.400.000 dólares, una cantidad ridículamente pequeña teniendo en cuenta la magnitud del negocio que han construido, siendo responsables de la mayor parte del progreso del movimiento y ayudando a las personas a agilizar las operaciones y salvar vidas.

Shopify, la primera plataforma no-code de comercio electrónico

Esta herramienta ha pasado de ser una alternativa de nicho a grandes plataformas como Woocommerce, Prestashop y Magento a convertirse en el estándar de facto para el desarrollo de plataformas de comercio electrónico.

Gracias a su facilidad de configuración, modificación y personalización, así como a la administración de la logística, los pagos y la analítica, ofrece todo lo necesario para crear un ecommerce que genere millones de dólares, como Lagaam, Minimalism y decenas de miles de otras empresas.

También cuenta con una sólida comunidad de desarrolladores que crean aplicaciones para suplir las características que faltan, lo que da lugar a un ecosistema muy robusto de desarrolladores para requisitos más específicos.

Bubble, construir apps sin programar

La promesa de una herramienta que permita crear cualquier aplicación sin necesidad de escribir código sigue motivándonos.

Y podría decirse que Bubble ejemplifica la máxima libertad a la hora de desarrollar aplicaciones.

Su fea interfaz esconde una herramienta con capacidades casi infinitas, que permite crear desde simples directorios hasta auténticos SaaS que generan millones de euros en rondas de inversión.

A través de su sistema de flujos de trabajo, su base de datos interna y su constructor visual, la principal limitación es su comprensión de cómo funcionan las aplicaciones web y la lógica de programación, así como su capacidad para superar su pronunciada curva de aprendizaje (que no es trivial).

Sin embargo, si le dedica el tiempo necesario para aprender, puede crear aplicaciones increíblemente complicadas y completamente funcionales sin escribir una sola línea de código, lo que es mucho más rápido que el desarrollo tradicional.

Es otra herramienta que está transformando el ecosistema, creando nuevos empleos y atrayendo a una gran cantidad de talentos técnicos, que deciden darle una oportunidad a esta herramienta para ver si puede ayudarles a producir más rápidamente.

Hasta la fecha ha recaudado 100 millones de dólares, pero aún le queda un largo camino por recorrer para convertirse en la herramienta estándar para crear cualquier tipo de software imaginable.

Airtable, la mejor base de datos

Mi incursión inicial en el reino de No Code fue facilitada por Airtable, que es un cruce entre una hoja de Excel (fácil de usar) y una base de datos relacional (infinitas posibilidades).

Es una maravilla para tratar datos y desarrollar sistemas sofisticados, permitiéndole crear, por ejemplo, un sistema para gestionar las facturas de su empresa, funcionar como un CRM para su organización o automatizar operaciones complejas, debido a la facilidad de su interfaz.

Es una herramienta, como Notion o Coda, que da un enfoque diferente al habitual en el que hay una forma «correcta» de utilizarla, pero que ofrece un amplio abanico de opciones para que usted construya la herramienta que necesita.

Debido a los 1.400 millones de dólares (sí, con B) que ha recaudado hasta la fecha, se ha convertido en una herramienta de referencia y en la base de datos adecuada para la mayoría de los proyectos.

Glide es otro participante clave que ha contribuido al estado actual del ecosistema. El concepto es sencillo: convertir Google Sheets en una aplicación móvil en cuestión de minutos.

Y el resultado es notable. Funciona excepcionalmente bien dentro de sus capacidades originales, permitiéndole mostrar e interactuar con los datos de forma sencilla.

La principal restricción es la personalización restringida sin CSS y las capacidades limitadas que pueden impedirle crear precisamente lo que imagina.

Sin embargo, es una de las herramientas ideales para una primera introducción al ecosistema de No Code, ya que proporciona beneficios rápidos y no requiere una curva de aprendizaje significativa. Sin embargo, puede crear herramientas tan complicadas como las de LowCode Studio, que desarrolla aplicaciones para organizaciones de la lista Fortune 500.

Otras apps no-code que merece la pena seguir

Aunque podríamos dedicar el resto de la tarde a hablar de las herramientas y de sus ventajas/desventajas, tiene más sentido proporcionarle una lista de las que consideramos más importantes, para que pueda investigarlas a su gusto:

Carrd: Crea landing pages en pocos clics.

Typeform: creación de formularios con una interfaz de usuario excepcional.

Voiceflow: Construya aplicaciones de voz sin programar.

Landbot: Cree chatbots sin codificar con Landbot.

Adalo: Construya aplicaciones nativas utilizando ladrillos de Lego

Make: Automatización a gran escala sin necesidad de programar.

Softr: Cree aplicaciones web sobre Airtable de forma sencilla.

¿Hacia dónde se dirige el ecosistema de no-code?

Evidentemente, se desconoce el futuro de este movimiento, pero actualmente atraviesa un periodo de maduración y consolidación.

Esto indica que cada vez más organizaciones se atreverán a incluir estas tecnologías, y que más talentos decidirán acercarse a este ecosistema, dando lugar a un mercado más amplio.

Como ocurre con la mayoría de los movimientos cuando pasan de un nicho minúsculo al mercado principal, los requisitos son totalmente diferentes y deben pasar el «abismo» para convertirse en una respuesta convencional.

También se necesitarán personas con experiencia que puedan mantener estas herramientas o construir proyectos desde cero. Al principio, la necesidad será sobre todo de expertos en herramientas, pero esperamos que esto evolucione con el tiempo hacia un perfil más «generalista», que aporte más valor.

Esperamos que las grandes organizaciones busquen perfiles con una perspectiva empresarial estratégica y con la capacidad de utilizar estas herramientas para ser más autónomos y ágiles en la construcción de sus proyectos.